Cómo restaurar y retapizar una butaca art decó

Resultado final de la butaca caleidoscopio

Hola, aquí estamos con un nuevo trabajo. Hacía mucho tiempo que buscábamos una butaca para el salón, quería una pieza un poco especial, no muy grande pero con algún detalle diferenciador. Como no encontrábamos nada que se ajustase a nuestros gustos y nuestro presupuesto nos pusimos a buscar en segunda mano y encontramos dos butacas en Madrid. Costaban 50 euros cada una y nos pareció un chollo.

Esta es la primera que hemos retapizado y aquí podéis ver el antes y el después, si te gusta sigue leyendo y te contamos cómo lo hemos hecho.

Antes y después, butaca art decó.
Reconvertimos una butaca art decó dándole un toque moderno gracias a una preciosa tela de colores.

Nos decidimos a comprar las butacas porque estaban en buen estado, tanto la estructura como la espuma, que no estaba hundida.

Para pintarla usamos chalk paint de Annie Sloan, en color grafito. Lo bueno de esta pintura es que no hace falta lijar, ni decapar, puedes pintar encima de cualquier superficie. Como indica el nombre de esta pintura (significa pintura-tiza) una vez que pintas parece que queda como un polvito, lo que hay que hacer es aplicar una cera que fija la pintura y frotar para sacar el brillo.

Aunque aquí veis la foto del previo directamente con la espuma antes tuvimos que quitar el tapizado original y eso ya os aviso: es un trabajazo en el que te dejas las manos. Nos servimos de unos destornilladores y alicates para quitar las grapas una a una… pero no desesperéis que el resultado merece la pena.

Es importante que guardéis la tela porque os servirá de patrón para cortar la nueva con la misma forma, siempre hay que procurar dejar margen de uno o dos centímetros que para cortar siempre hay tiempo.

Recortar la tela sobrante
Para cortar tela es mejor utilizar tijeras de zig zag que evitan que se deshilache.

Una vez que tienes cortada la tela la presentas sobre el asiento y cuando estés seguro de que está bien colocada comienzas a grapar, lo suyo es poner primero una grapa en el centro de cada lateral e ir tensando bien la tela sin dejar arrugas ni bolsas.

Es importante tensar bien la tela al ir grapando
Es mejor ir despacio tensando la tela antes de grapar para no tener que lamentar después.

Para el respaldo utilizamos una chapa finita que encajamos en el hueco y sobre la que después pegamos una espuma y sobre ella grapamos la tela.

Para el respaldo utilizamos una chapa fina
Para el respaldo utilizamos una chapa fina

Las telas que utilizamos son de La Tapicera, una tienda de Madrid que también vende online y todas las telas son maravillosas. Después utilizamos un cordoncillo para rematar el tapizado y tapar las grapas, también lo compramos allí. La verdad es que dudamos en ponerlo de color azulón o fresa pero al final nos pareció que el rosa integraba más el conjunto.

Aquí os dejo un vídeo con algunos de los pasos:

Creo que el resultado es una pieza muy especial que probablemente no sea del gusto de todo el mundo pero que dará un toque de distinción al espacio en el que se ubique.

Resultado final de la butaca caleidoscopio
Resultado final de la butaca caleidoscopio.
Resultado final de la butaca caleidoscopio
Resultado final de la butaca caleidoscopio

Espero que os haya gustado y, por cierto, si es así la butaca está a la venta así que podéis contactar con nosotras si estáis interesados.

You may also like

3 comentarios

  1. Una obra maestra! Me encanta el concepto de recuperación y restauración de muebles del pasado,aquellos que nos evocan a épocas pretéritas donde todos eran diferentes. Venga chicas! Más ideas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *